AUTOR CÁNDIDO HJ
espacorinthians - Historia FCBarcelona
BIENVENIDOS

 


 

Los primeros años (1899-1922)



 

Como cualquier otro club deportivo de la época, el Barça nació como un grupo de amigos que querían practicar deporte, y se iban conociendo en los escasos lugares frecuentados por dichos 'sportsmen'.


La primera camiseta



 

Los colores que llevan en las camisetas los jugadores del FC Barcelona son, desde siempre, azul y grana, pero con la particularidad de que, en aquellos primeros momentos, media camiseta era azul y la otra media grana, con las mangas del color inverso y pantalones blancos.


El primer escudo



 

El primer escudo que tiene el club es el mismo que el de la ciudad, lo que pone de manifiesto la voluntad del Barça, desde el primer día, de identificarse con la ciudad que le acogía y fundirse con ella en una simbiosis lo más perfecta posible. Años más tarde, en 1910, la Junta Directiva barcelonista, deseosa de que el club dispusiese de un símbolo propio, convocó un concurso, que ganó un socio anónimo con el formato del escudo que todos conocemos.


El primer partido


 

En el primer partido de su historia, el FC Barcelona juega contra un equipo formado por la colonia inglesa de la ciudad, el 8 de diciembre de 1899, en el campo del desaparecido velódromo de la Bonanova (el actual Turó Parc). Los ingleses, con el sólido refuerzo de algunos jugadores de la misma nacionalidad pertenecientes al FC Barcelona, ganaron por 0 a 1.
 

El fundador, Joan Gamper


 

Nacido el 22 de noviembre de 1877 en Winterthur, Suiza, el joven Hans Gamper se interesó enseguida por los deportes. En Suiza ya practicaba el atletismo, el ciclismo y el fútbol, e incluso fundó el FC Zurich. Llegó a Barcelona con 20 años, y enseguida se relacionó con jóvenes interesados por el deporte. Gamper hizo el llamamiento fundacional del Barça, y como sus compañeros, su principal interés era la práctica deportiva. Era un buen jugador, y en 1901 marcó 49 de los 88 goles del equipo. Fue jugador hasta 1903. En 1908 fue por primera vez presidente del club, para salvar a la entidad de la desaparición. A partir de entonces, el papel directivo de Gamper resultó fundamental, y fue presidente en cinco ocasiones, hasta 1925. Gamper se integró absolutamente en Catalunya: hablaba y escribía en catalán. Fue el máximo impulsor de la construcción del campo de las Corts, en 1922. En 1925 sufrió en propia carne la represión de la Dictadura de Primo de Rivera a raíz de la silbada en la Marcha Real. En 1930, asediado por los contratiempos en sus negocios, se suicidó.

 

De Les Corts al Camp Nou (1922-1957)

 

El campo de Les Corts, inaugurado en 1922, es el principal escenario del crecimiento del club y de su primera edad de oro (1919-1929).

Fue el lugar de los grandes éxitos deportivos, pero también de la crisis de la década de 1930; el campo fue clausurado por la Dictadura de Primo de Rivera, y también se convirtió en una especie de desguace militar al final de la Guerra Civil. Pero también fue el estadio que vivió la reanudación de la entidad, el crecimiento espectacular del número de socios (los 20.000 se superan en 1944, y los 30.000, en 1952) y los éxitos deportivos del Barça de las Cinco Copas, con Ladislao Kubala haciendo de las suyas. Samitier, en los años 20, y Kubala, en los 50, fueron los grandes astros que iluminaron futbolísticamente un campo que marcó de forma decisiva la historia azulgrana.
 

Comienza la etapa gloriosa: el campo de les Corts


 

En la primera edad de oro del club (1919-29) se produce la explosión de un equipo de ensueño, en el que sobresalen figuras de la magnitud de Samitier, Alcàntara, Zamora, Sagi, Piera y Sancho. En esta situación, la afición por los colores barcelonistas se desborda, al tiempo que aumenta la identificación, ya indisoluble, del club con el sentimiento catalanista.

El 20 de mayo de 1922 se celebra la inauguración del campo de Les Corts, un magnífico estadio con una capacidad inicial de 30.000 espectadores, que en sucesivas ampliaciones se dobló hasta 60.000.

 
Tiempos difíciles


 

Como contrapunto negativo, el Barça sufrió la fiebre anticatalanista de la dictadura de Primo de Rivera: el 14 de junio de 1925, en un partido de homenaje al Orfeó Català, el público silbó durante el himno español. Como represalia, el club fue clausurado por seis meses -reducidos a tres posteriormente- y Gamper tuvo que abandonar la presidencia de la entidad para siempre. Moriría cinco años después, el 30 de julio de 1930. Pese a disponer de figuras como Ventolrà, Raich o Escolà, la decadencia del club en la década de los 30 fue un hecho y se materializó en tres crisis: financiera, social (baja constante del número de socios) y deportiva, a nivel estatal (en el Principado se ganaron los Campeonatos de Catalunya 1929-30, 1930-31, 1931-32, 1934-34, 1935-36 y 1937-38, este último en plena Guerra Civil).


Kubala y las Cinco Copas


 

La llegada del 'crack' Ladislao Kubala, en junio de 1950, convierte al FC Barcelona en un conjunto imparable, y deja pequeño el campo de les Corts. Entre 1951 y 1953, el Barça gana todos los títulos en juego (las Ligas 1951-52 y 1952-53 y las Copas 1950-51, 1951-52 y 1952-53). En este ciclo triunfante, está marcada con letras de oro la temporada 1951-52, la de las Cinco Copas: Liga, Copa, Copa Latina, Eva Duarte y Martini Rossi. Joan Manel Serrat inmortalizó, en una de sus canciones, la delantera mágica de entonces: Basora, César, Kubala, Moreno y Manchón.
 


De la construcción del Camp Nou al 75 aniversario
(1957-1974)




 

El proyecto era muy ambicioso, tanto desde el punto de vista arquitectónico como en lo que respecta al esfuerzo económico del FC Barcelona. La euforia deportiva y social justificaba esta decisión, que se tomó en momentos de éxitos deportivos. De todos modos, el Camp Nou no sólo sería el escenario de estos triunfos; también viviría en los años 60 un periodo de mediocridad deportiva, con escasos éxitos.

Sin embargo, la masa social no dejaba de crecer, curioso fenómeno que se explica por el contenido social que el club expresaba cada vez con mayor claridad. Esta circunstancia fue especialmente notoria tras el acceso a la presidencia en 1968 de Narcís de Carreras, que utilizó por primera vez una divisa que se haría muy famosa: el Barça es "más que un club". La identificación de la entidad con las corrientes más catalanistas y antifranquistas de la sociedad catalana dotó al club de una fuerza social importantísima, que se vehiculó también a través de unas relaciones cada vez más fluidas con el mundo cultural. El fichaje del crack Johan Cruyff, seguido de la conquista del campeonato de Liga 1973-1974, y la coincidencia de este triunfo con la celebración del 75 aniversario del club, propiciaron una etapa de máxima eclosión barcelonista, a pesar de las limitaciones que todavía imponía el franquismo.


El Camp Nou, el gran escenario



 

Desde la segunda mitad de la década de los 40,se puso de manifiesto que las ampliaciones del campo de Les Corts eran ya muy limitadas, y se iniciaron gestiones para la compra de terrenos. Francesc Miró-Sans, presidente a partir de 1953, dio un nuevo impulso al proyecto, y el Camp Nou se inauguró el 24 de septiembre de 1957. El nuevo estadio, que tenía una capacidad inicial para 90.000 espectadores, se convertía así en el marco de las ilusiones de un equipo que acababa de ganar la Copa de 1957 en el estadio de Montjuïc y tenía el apoyo de 49.000 socios.

La conquista de las Ligas 1958-59 y 1959-60 y las Copas de Ferias 1957-1958 y 1959-60 se debieron al sello del genial técnico Helenio Herrera, y a la aportación de figuras como Kocsis, Czibor, Evaristo, Kubala, Eulogio Martínez, Suárez, Villaverde, Olivella, Gensana, Segarra, Gràcia, Vergés y Tejada. Ésta constelación de estrellas no tuvo continuidad en la década de los 60. La final de la Copa de Europa de Berna, que el Barça perdió en 1961, marcó un periodo de mediocridad deportiva, con pocos títulos importantes, como las Copas de 1963 y 1968, y la Copa de Ferias de 1966.


Llega Johan Cruyff


 

La contratación de jugadores extranjeros era un asunto polémico desde el caso Di Stéfano (1953). En los años 70, el Barça sufrió la arbitrariedad de los organismos deportivos, como lo demuestra el caso de los oriundos. Finalmente, Cruyff pudo ser contratado, y debutó el 28 de octubre de 1973. Su fichaje fue un importante revulsivo y la victoria liguera, brillante. Cabe destacar un partido en el estadio del Real Madrid en febrero de 1974 que permanece en la memoria barcelonista, y que el Barça ganó por 0-5 , con una delantera formada por Rexach, Asensi, Cruyff, Sotil y Marcial. Con Cruyff comenzó una nueva era de futbolistas, líderes dentro y fuera del terreno de juego, y con un gran protagonismo mediático.
 

El 75 aniversario




 

El potencial social del club y el clima de euforia deportiva después de ganar la Liga 1973-74 cuajaron en los actos del 75 aniversario de la entidad, celebrados en otoño de 1974. Con un cartel vanguardista obra del pintor Joan Miró, dichos actos sacaron a la luz pública todo cuanto significaba el Barça en aquellos momentos, con la participación de artistas, escritores, cantantes y otros personajes vinculados a los sectores más dinámicos de la sociedad catalana. Con motivo de aquella efeméride se creó el 'Cant del Barça', estrenado por la Coral Sant Jordi, y adoptado como himno oficial del club.
 

Del 75 aniversario a la primera Copa de Europa
(1974-1992)


 


 

El 75 aniversario puso de manifiesto el potencial del club y su eco en la sociedad catalana, en unos momentos en que la vida ciudadana estaba marcada por los condicionantes políticos impuestos por la dictadura franquista.

La llegada de la democracia no solo supuso un cambio político para el país, sino que se extendió a todos los ámbitos de la vida social, y también al mundo del deporte. Los clubes se tendrían que regir democráticamente, de igual modo que las federaciones, que tendrían como interlocutores a gobiernos democráticos, tanto en el ámbito español como con la autonomía catalana.

En el Barça, el presidente Agustí Montal llevó las riendas durante la transición democrática, hasta que, después de las primeras elecciones en que pudieron votar todos los socios, llegó a la presidencia Josep Lluís Núñez, quien protagonizó el mandato presidencial más largo de la historia del Barça. Fueron años de importantes cambios en el mundo del fútbol. Se consolidó la contratación de jugadores extranjeros y la dimensión económica creció enormemente, debido, en parte, al peso de los entonces llamados ingresos atípicos, entre los que destacaban los derechos televisivos, sobretodo cuando entraron en juego los contratos con televisiones privadas. La trayectoria deportiva del club fue contradictoria. Tardó diez años en conseguir un nuevo título de Liga, pero también alcanzó su éxito más preciado, la Copa de Europa, y encadenó cuatro Ligas seguidas con el 'Dream Team'. 
 

Un club que no deja de crecer


 

A lo largo de estos años el club no paró de crecer. Los 66.000 socios de 1974 eran ya 77.000 en 1978, y fueron aumentando hasta llegar a los 98.000 en 1992, a pesar de que en 1986 se llegó a alcanzar un máximo de 108.000. Las peñas también aumentaron notablemente. Si en 1979 había 96, en 1993 se aproximaban a las 700. En cuanto al patrimonio, cabe destacar la ampliación del Camp Nou, con motivo del campeonato del mundo de 1982, y la construcción del Miniestadi, el mismo año.


La época del 'Dream Team' (1990-1994)



 

Después de la Liga conseguida en 1985, llegó la gran decepción tras perder la final de la Copa de Europa de 1986, en Sevilla. Después se sumaron otros problemas, que culminaron en el llamado motín del Hesperia, en el que los jugadores pidieron la dimisión de la directiva. Todo ello obligó a la directiva a buscar el revulsivo necesario para remontar la trayectoria deportiva del equipo. Y dicho revulsivo se llamaba Johan Cruyff, que introdujo su filosofía futbolística y renovó notoriamente la plantilla. Así, construyó un equipo ganador que fue conocido como el 'Dream Team'. Un equipo que alcanzó muchos éxitos, entre los que destacan cuatro títulos de Liga consecutivos (1991 a 1994) y la primera Copa de Europa del Barça.


20 de mayo de 1992: un día inolvidable



 

La primera Copa de Europa, ganada la noche del 20 de mayo de 1992 en el mítico estadio londinense de Wembley, merece un punto y aparte. Se jugó contra los genoveses del Sampdoria y se ganó por 1-0, gracias a una falta lanzada magistralmente por Ronald Koeman. El equipo campeón de Europa jugó con este once titular: Zubizarreta, Nando, Ferrer, Koeman, Juan Carlos, Bakero, Salinas (Goikoetxea), Stoichkov, Laudrup, Guardiola (Alexanko) y Eusebio.

 

La consagración en Europa. De Wembley a Roma
(1992-2009)


La trayectoria del Dream Team, que consiguió la Copa de Europa en 1992, ponía el listón a un nivel altísimo, y la derrota en la final de la Copa de Europa en Atenas en 1994 marcó el fin de un ciclo deportivo.


La polémica marcha del entrenador Johan Cruyff en 1996 abrió paso a una nueva etapa, que dio sus primeros frutos el año 1997, con una nueva Recopa y la Copa del Rey, y la temporada siguiente con victoria en la Copa, la Liga y la Supercopa de Europa.

A pesar de los resultados deportivos, ciertamente la marcha de Cruyff abrió una profunda fractura entre la masa social, que influía en gran medida en la vida del club. Todo ello se producía mientras la presencia de la dinámica económica en el fútbol daba un paso más: las grandes esponsorizaciones, los contratos televisivos y de imagen, el pago para ver (ppv), las cláusulas de rescisión de los contratos de los jugadores... Todo iba haciendo más compleja la gestión de los grandes clubes de fútbol, en una dinámica imparable. El contrapunto a este proceso fue la celebración del Centenario del club, que volvió a poner en evidencia los valores del barcelonismo. Al mismo tiempo, la división de los aficionados seguía vigente y provocó el fin del mandato de Josep Lluís Núñez, a quien sucedió brevemente Joan Gaspart, hasta que en el 2003 accedió a la presidencia Joan Laporta.


Trayectoria desigual



 

Con Bobby Robson y Louis Van Gaal como entrenadores, el equipo alcanzó algunos resultados notables, especialmente en las temporadas 1996-97, con la Recopa, y las dos temporadas siguientes, con dos campeonatos de Liga consecutivos. Así mismo, la sensación de final de etapa se extendía, y la grieta en el seno de la entidad se hacía más profunda. El fracaso deportivo de la temporada 1999-2000 convenció al presidente Núñez de que era la hora de dimitir del cargo.


Celebrando el Centenario



No es fácil para ninguna entidad convertirse en centenaria. Son pocas las que consiguen esta constancia y continuidad. Por ello la celebración del Centenario del club llenó un año muy intenso de actividades de todo tipo, desde noviembre del 1998 hasta noviembre del 1999. El pintor Antoni Tàpies hizo el cartel oficial y el cantante Joan Manuel Serrat cantó el 'Cant del Barça' desde el centro del césped del Camp Nou. El Centenario quería ser el punto de enlace entre un pasado glorioso y un futuro lleno de ilusiones. En aquella histórica temporada, la del Centenario, el Barça ganó las ligas de fútbol, baloncesto, balonmano y hockey patines.

 



Interregno


La dimisión del presidente Núñez llevó a unas elecciones (julio 2000), que ganó Joan Gaspart, que había sido vicepresidente durante los 22 años anteriores. El candidato derrotado fue Lluís Bassat. El mandato de Gaspart no consiguió títulos deportivos, de manera que la crisis del club se hizo más intensa. En febrero del 2003 dimitió y comenzó una situación de provisionalidad que no se resolvió hasta julio, con la celebración de unas nuevas elecciones. Naturalmente, este ambiente de crisis no excluye que se lograse algún título importante en las secciones del club, como la Liga Europea que consiguió el equipo de baloncesto en mayo del 2003.


Joan Laporta, presidente



 

El 15 de junio del 2003 se celebraron elecciones a la presidencia del club. El joven abogado Joan Laporta resultó el ganador, por delante del publicista Lluís Bassat. De esta manera comenzaba una nueva etapa, marcada por la ilusión del nuevo proyecto y el fichaje de figuras mundiales como Ronaldinho, Deco y Eto'o. Este nuevo equipo no tardó en alcanzar resultados, consiguiendo la Liga 2004-2005, que revalidó la temporada siguiente. Estos éxitos deportivos, que culminan con la segunda Copa de Europa, se combinan con un decidido empujón para relanzar y actualizar la implicación social del Barça, profundizando en la divisa 'més que un club' (más que un club). Todo ello lleva a marcar nuevos hitos sobre el volumen de socios, que en el 2006, gracias a la campaña 'El Gran Repte' (El Gran reto), supera por primera vez los 150.000 socios.


Un 2006 de sueño



 

No hay duda de que el año 2006 pasará a la historia azulgrana como un año especial. El club alcanzó su segunda Copa de Europa, en París, ante el Arsenal, al cual venció por 2-1. Pero también fue el año de la inauguración de la Ciudad Deportiva Joan Gamper, en Sant Joan Despí, y de la firma del acuerdo de colaboración del Barça con Unicef, en el mes de septiembre en la sede de Naciones Unidas en Nueva York. Un acuerdo que proyecta la imagen solidaria del Barça en todas partes, y que globaliza definitivamente el 'més que un club'.


2009: el mejor año de la historia



 

Con la llegada del entrenador Josep Guardiola el primer equipo tomó nuevas energías y en el año 2009 se convirtió en el más exitoso de toda la historia del club, con la consecución de la Copa del Rey, la Liga española, la Champions League, la Supercopa de España, la Supercopa de Europa y el Mundial de Clubes, los seis títulos conseguidos con autoridad y con el reconocimiento unánime de la superioridad en el terreno de juego de un equipo en que la presencia de los jugadores formados en la Masia, como Messi, Iniesta, Xavi o Pedro es la base fundamental. La victoria por 2-6 en el Santiago Bernabéu, la final de Roma ante el Manchester United (2-0) o el triunfo en el Mundial de Clubes (2-1 en la final ante el Estudiantes argentino) se convierten ya en partidos de referencia para el barcelonismo. Naturalmente, estos éxitos deportivos han reforzado enormemente la proyección social y mediática del club, que en noviembre de 2009 alcanza la cifra récord de 172. 938 socios.

La temporada 2009/10, la segunda de Guardiola al frente del banquillo, culmina con la consecución del segundo título de Liga consecutivo, el vigésimo de la historia del club, y que será recordado como el de los "99 puntos" por tratarse de una puntuación de récord. La plantilla acabaría jugando en la competición de la regularidad hasta el último partido, ante el Valladolid, y celebraría el título el mismo día, ante la afición del Camp Nou.

2010: Llega el Cambio






El 11 de Mayo  de 2010 Sandro Rosell presenta su precandidatura a la presidencia del F. C. Barcelona con el lema 'Tots som el Barça' (Todos somos el Barça). Su propuesta para las elecciones a la presidencia del F. C. Barcelona se fundamentan en mejoras sustanciales en las áreas económica, patrimonial y social. Alguna de las claves más destacada de su precandidatura son que "los socios, los únicos y auténticos propietarios del club", "crear un Espacio Barça que esté abierto los 365 días del año a los socios del club, acabar las instalaciones de la Ciutat Esportiva Joan Gamper, recuperar los terrenos situado en la ciudad deportiva, impedir la venta del total de los terrenos del MiniEstadi", "gestión más transparente y mayor austeridad en tiempos de crisis". Los valores de la propuesta de Sandro Rosell y su equipo proponen son austeridad, independencia, solidaridad, armonía, socios, patrimonio y excelencia deportiva. La campaña electoral estuvo marcada por los reproches y acusaciones entre los candidatos. Ante el fichaje de David Villa, en plena campaña, Rosell expresó sus sospechas de que pudiera ser un fichaje electoralista y argumentó que con él de presidente hubiese salido mucho más barato. Más tarde se supo que por aquel entonces tenía contactos con Fernando Torres, patrocinado por Nike.
Su candidatura triunfó con un porcentaje del 61,5 % de los votos.


Sandro Rosell inició su mandato como 39º presidente del F. C. Barcelona el 1 de julio de 2010. A su equipo directivo incorporó a Josep Maria Bartomeu, vicepresidente deportivo, Jordi Cardoner Casaus, vicepresidente social, Carles Vilarrubí y Carrió, vicepresidente institucional, Xavier Faus y Santasusana, vicepresidente económico, Toni Freixa, portavoz, y Susana Monje y Gutiérrez, tesorera. Entre las primeras decisiones que tomó su junta, hubo la rebaja de Johan Cruyff en "miembro de honor" ya que los estatutos no prevén la figura de presidente de honor, dejando la decisión final para la siguiente asamblea de Socios compromisarios. Antoni Rossich fue nombrado director general del club, en sustitución de Joan Oliver, director general corporativo durante los anteriores dos años, que marchó del club con una indemnización de 852.787 euros, cantidad pactada con la directiva de Joan Laporta.

Sandro Rosell ha denunciado las irregularidades económicas que tuvo la caja fuerte del Club en el ejercicio (2009-2010), último de la presidencia de Joan Laporta. La empresa auditora Deloitte ha revisado los documentos que se quedaron en los despachos. Las primeras valoraciones han sido contradictorias con las explicadas públicamente por Xavier Sala i Martín (ex tesorero de la entidad) y por Joan Oliver el 30 de junio de 2010, último día de su mandato en el club. Entonces confirmaron que el club tendría unos beneficios de once millones de euros, pero Xavier Faus afirmó que los 11 millones se habían convertido en 77 millones de pérdidas y la deuda del club era de 532 millones de euros, según la auditoría económica realizada por Deloitte.

En el ámbito social, Rosell se ha distinguido por su rupturismo con la anterior directiva. Haciéndose eco de una noticia publicada en el diario Marca en la que el presidente de la Junta de Extremadura Guillermo Fernández Vara aseguraba haber sido insultado por Joan Laporta (a raíz, en caso de ser cierta la acusación, de un artículo escrito por Fernández Vara dos meses antes en Marca atacando al presidente barcelonista, su primera acción como presidente fue visitar al presidente extremeño para pedirle perdón por los supuestos insultos. Asimismo, retiró a Johann Cruyff de su cargo de presidente honorífico al no contemplarse este cargo en los estatutos del club. Siguiendo en su línea rupturista, recuperó para el filial el nombre de Barcelona B, retirando la denominación FC Barcelona Atlètic, usada entre 1974 y 1991 y nuevamente desde 2008 por el filial blaugrana.

Con la idea de recuperar patrimonio, como así prometió el presidente Sandro Rosell, en las elecciones de julio de 2010, el club ha pagado 4 millones de euro para recuperar una parcela de 18.000m2, situada dentro de la ciudad deportiva de Sant Joan Despí, vendida por Joan Laporta en enero de 2010 a la sociedad MCM Renting especializada en la reforma y estilismo de fachadas. Dicha empresa, que también construye la nueva Masia. También, la Junta de Sandro Rosell ha podido paralizar la recalificación de los terrenos del Miniestadi.

En lo deportivo, unido a la renuncia de Txiki Begiristain (reemplazado por Andoni Zubizarreta y Narcís Julià), se prescindió también de los servicios de José Ramón Alexanko, encargado del fútbol base, que fue sustituido por Guillermo Amor y Albert Puig. Se renovó como entrenador por un año a Pep Guardiola y se fichó a dos nuevos jugadores de una gran calidad como al brasileño Adriano Correia y el argentino Javier Mascherano, procedentes del Sevilla y del Liverpool respectivamente.







 







 

 




 




























 

 
Hoy habia 21734 visitantes (40879 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página culé!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
AUTOR CÁNDIDO HJ